«

»

may
12

Ordizia

6 comentarios

Sin pings

  1. Mitxa escribió:

    ¡Habrá que estrenar esta categorida, hombreeee!
    Ordizia, sí hombre sí, anda que no llevamos yendo años… puf… pues… alrededor de los 9 años que tiene la fanfare poco más o menos… Bueno, menos uno, que, una organización que andaba buscando desesperadamenti una guitarra… se empeñó en tener un acierto en la porra Santi Petri con uno del pueblo…

  2. Anónimo escribió:

    YO UN AÑO CON EL PAKO EN ORDIZIA,NOS KEDAMOS EN LA VERBENA HASTA LAS TANTAS Y COGI TAL PEDO,KE ACABE TOCANDO LA GUITARRA
    DE LA ORQUESTA EN EL ESCENARIO,EH PAKOOOOOO
    GARAY-GARAY

  3. Natxo escribió:

    Ordizia… fiestas… año del señor de 1988(?)
    La primera expedición partió en tren el día anterior. Por alguna razón resultó que hacía falta otro grupo. Así que “papá Mikel” organizó en pocos minutos una segunda expedición de pipiolos (imagino que tras duras negociaciones con los padres de algunos). Teníamos que ir en pantalón vaquero (nos decantamos por unos cortos, pues hacía calor) y una camiseta blanca (luego comprenderíamos porqué). Eran mis primeras salidas como “bombero”. Al bajar del tren, un simpático mozo lugareño (con pintas de punki sanferminero) nos llevó a un local y nos dijo “Dejad a qui los instrumentos que vamos a echar unos potes antes de tocar”. Eran las 10 de la mañana. Hora propicia para sacarnos un par de jarras de cerveza, otra de kalimotxo (para Sandokan, que por las mañanas hacía ascos a la rubia con espuma), un patxarán para el mozo y unos mostos para los más pequeños. (Papá Mikel se encargaba de intentar retrasar el “bautizo” de los más jovencitos cuanto podría, aun sabiendo que era una guerra perdida…) Tras un recorrido por el pueblo, de 4 o 5 bares, ya estábamos situados. O no. Porque con el ligero mareo que nos iba abordando, ya nos sabíamos muy bien donde estábamos. Quizá ese día con las prisas, desayunamos poco ColaCao, no sé… El caso es que el mozo que iba a patxaranes estaba mas fresco que una lechuga.
    Volvimos a por los instrumentos y nos reunimos con el resto de la cuadrilla de mozos lugareños, que tenían la misma pinta de pankis que el primero. Entonces dijeron eso de “Tenéis las camisetas demasiado blancas”. Y sacando unos sprays de pintura de coche, se dispusieron a decorárnoslas, de manera que ya parecíamos tan pankis como ellos. Bueno a todos no, porque creo que los más mayores (como Igone y Luis Iriarte) se negaron en rotundo. Seguramente porque sabían que esa pintura era “bastante indeleble”. Y es que lo curioso era que aunque te quitaras la camiseta, te seguían reconociendo como miembro del grupo, pues los motivos decorativos habían traspasado la tela, y habían tatuado nuestros jóvenes y robustos cuerpos.
    Tras un magnífico pasacalles por el pueblo (en el que no faltaron las jarras de cerveza para todos, los patxaranes para el mozo y el kalimotxo para Sandokan), nos dirigimos a comer al frontón. Tras la comida, Sandokan tuvo que “echarse un rato” pues no se le entendía mucho lo que decía…
    Por la tarde de nuevo pasacalles por el pueblo. Las canciones eran las del repertorio clásico de los Biotzatarrak (El moco, Bat bi hiru lau, Barrio de San martín,…). Pero el Banano (azuzado por un tal Iker) se arrancó con un gran éxito de aquellas fiestas de Orizia. Creo que fueron 587.410 veces las que tocamos la cancioncita de “Ponte las bragas amarillas, que sientan de maravilla”.
    Ya por la noche había que volver a Gasteiz en tren. Recuerdo que papá Mikel, tras cobrar en mano la actuación (flipa como corrían antes el dinero), subió al tren a los más pequeños y tras pagarles el billete, nos repartió lo que nos tocaba de pasta a cada uno de los “mayores”. Nos miramos, dudando di montar o no. Era el último tren para Gasteiz. Alguien preguntó cuando era el primero por la mañana, y cuanto costaba. Separamos el dinero de los billetes y se lo dejamos a buen recaudo al más “responsable” que encontramos. Con el resto del dinero pusimos bote, y nos lo fundimos en los bares y txoznas del pueblo. Alquien recordó que faltaba Sandocán. Su hermano Banano fue rápidamente a buscarlo. Estaba donde lo dejamos. (Creo que al despertar pidió un Kalimotxo). No recuerdo mucho más de lo que pasó después….
    – Natxo (The Fotes Soft. Company) -

  4. Natxo escribió:

    Sandokan : alias Pertino, alias…..

  5. Pertino escribió:

    Que cabrones estos lugareños. Seguro que me dieron
    kalimotxo adulterado.
    Si alguno no sabe como se pasó de Sandokan a Pertino, el alias intermedio (que duró lo que cuesta tomarse una o dos cañas) fue Sandro Pertini.
    Cosas de Iker o el libro de Pim y Pom que tiene mucha imaginación. Menudo pareado me ha salido

  6. GARAY-GARAY escribió:

    NO SE SI RECORDAREIS,MI 1ªACTUACION BIOTZATARRIL;
    FUE,CREO EL AÑO 87 ,88,YO QUE SE.
    FUE UNA ACTUACION EN VENTA DE BAÑOS;ME LLAMESTEIS PARA TOCAR CON VOSOTROS Y YO AMABLEMENTE ACCEDI A IR;
    PASE UNOS DIAS MUY AGRADABLES;EJERCI UN POCO
    DE PAPUCHI(ERA EL MAS GRANDE)DE EDAD,KLARO KLARO.RECUERDO A EL AMIGO PAJKO,TOCANDO EL CLARINETE(TUBO NEGRO)Y ESPECIALMENTE A UNA TAL YOLI(TOCABA LAS TXAPAS)Y KE ESTABA DE MUY BUEN VER.
    YO TOMANDO KALIMOTXOS Y LA MAYORIA KASES

    PD:POR CIERTO NO COBRE NI UN DURO Y ME PAGUE EL VIAJE DE IDA Y VUELTA EN TREN.
    EL TIEMPO HIZO QUE VOLVIESE Y HA DIA DE HOY,ESTOY MAS QUE PAGADO,POR HABER CONOCIDO
    GENTE TAN MARAVILLOSA Y ESTUPENDA.UN ABRAZO A TODOS POR ESTOS 25 AÑOS MAGNIFICOS.GARAY-GARAY

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>