«

»

abr
26

Vivan los Pueblus! (Lagrán, Zambran, Jadraque,…)

Un comentario

Sin pings

  1. Mitxa escribió:

    Senolaf… digo; Miranda, 1998, creo recordar… Las fiestas de este bonito pueblo burgaloso, se convirtieron aquel año en una auténtica leyenda que pasará a los anales de la historia de ésta, nuestra fanfare; sobre todo para los 5 que vivimos aquello, sobrevivimos la mayoría (Sousa, Xabi, Pajko y la que suscribe) y, completaba el quinteto en fa mayor, Dacapo. Noche memorable donde las haya, terminaba ya el domingo… se presentaba por tanto una noche “mu tonta”, porque, al día siguiente, en Vitoria es laborable y, claro, sólo se quedan a pasar esa noche, losmáston de la cuadrilla (que sus voy a contar que no sepáis) (Ya sabéis, es el trabajo de sociabilización, a ver si no ¿de qué? íbamos a estar yendo a Miranda toooodos estos 9 años…). La cosa apuntaba maneras cuando, al acabar de tocar, en el momento de ir a dejar los trastos (instrumentos, partituras y demás) a la pensión del momento, la que suscribe se dio cuenta de un pequeño detalle: su bolsa NO estaba en la pensión… ¡qué mala suerte! Al principio pensamos que alguno de nosotros se la había llevado por error, pero, cuál fue nuestra sorpresa cuando, de pesquisa en pesquisa por la pénsion, descubrimos que los dueños de la misma, habían entregado mi bolsa a un “desconocido” que preguntó por “ella” (aquél desconocido resultó ser un miembro de REMAR y a cambio de la bolsa, había dejado una bici… imprescindible aquella noche, claro… me venía stupendamente…) menos mal que Dacapo usaba lentillas y me proporcionó liquidilio (de lentillas digo), (no me digas por qué, llevaba cepillo de dientes de sobra) y salvamos la noche. Eso sólo era el comienzo…
    La anécdota del de REMAR en sí, y un martillo de las barracas, de éstos que suenan (nino nino) cuando lo aprietas… hicieron el resto.
    Dacapo utilizaba la parte naranja del martillico, para, metiendo un mechero dentro, encenderlo y emular una ambulancia… (nino nino nino nino)(quemándose el pulgarcico en cada intento, hay que decir que parecía Homer, porque no cejaba en el empeño «ay, nino, ay ninoino, ay»)
    Se puede decir que aquella noche supimos lo que era «nadar en la ambulancia»
    Seguro que hay alguien en el pueblo que recuerda aquellas fiestas igual que nosotros… nuestro querido «Rafa» el de «El bar de Rafa», que tenía dos puertas y, aquí, los txavalitos, no teníamos otra cosa mejor que hacer que pasarnos toooda la santa noche, entrando por una, saliendo por la otra (¡hombre, qué hay!) y, en cada viaje, arramplar con diferentes partes del mobiliario del garito… Así que, al día siguiente, los baños estaban averiados… enfin… Y, por cierto, si mal no recuerdo, como le caímos en gracia al Rafa en cuestión, creo que los txupitos nos los servíamos nosotros mismo, entrando en la barra como Gasteizko por su casa… Gasteizko forever.
    Ninoniiiiiino.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>